Seleccionar página

Efectivamente, al día siguiente tuvimos la cita con el veterinario para acabar con las pulgas en casa y hacerle una revisión general a mi gatita. Si no leíste la primera parte de esta historia… puedes leerla aquí: Piña Colada en casa.

Piña tenía ácaros en los oídos, pulgas por montón, estaba baja de peso… pero lucía muy feliz 🙂

Para empezar le aplicaron EFFIPRO Spray, un antiparasitario externo que resultó ser muy efectivo. La veterinaria aplicó el producto y frotó con guantes, luego colocamos a Piña dentro de un empapador para que estuviera unos minutos haciendo efecto el remedio. Ella se dejó hacer de todo 🙂

Las pulgas empezaron a caer…

Y las que no cayeron empezaron a correr. La veterinaria usó un peine y poco a poco las fue ‘eliminando’.

No miento cuando digo que en ese pequeño cuerpo habían más de 100 pulgas… era deprimente el panorama.

Este tratamiento funcionó de inmediato, al día siguiente no tenía ni una. La idea era aplicarlo nuevamente 15 días después para evitar tener pulgas en casa, pero no hizo falta. Solo le apliqué un poco más cuando pasó el mes. Piña es una gatita de piso, es muy raro que lleguen a ella nuevamente sin salir a la calle.

Limpieza total al regresar a casa

En la veterinaria me recomendaron lavar todo lo que hubiera usado con agua caliente, pero yo utilicé trapos viejos que preferí tirar a la basura. Aspiré y limpié todos los muebles, alfombras, etc. También desinfecté el transportín en el que recibí a Piña, y la dejé pasar otra noche ahí para asegurarnos, según indicaciones de la veterinaria, de que ya no tendría más inquilinos y así poder andar tranquilamente por casa.

Al día siguiente revisé que no tuviera pulgas y le hice seguimiento toda la semana. Ahora, dos meses después, Piña luce así:

Piña sin pulgas

Ahora come mucho mejor, juega activamente y ¡NO SE RASCA! 🙂

Creo que a nadie le gustan las pulgas en gatos… ni a los mismos gatos. ¿Cuál ha sido tu experiencia con las pulgas? ¿Qué remedio utilizaste?

A %d blogueros les gusta esto: